17. Junio. 2013 SSLM

Después de tener a Vera yo estaba tan contentona por no haber subido mucho de peso ni de talla, pero claro, según va teniendo crisis de crecimiento me aumenta la producción y con ella la talla. Así que decidí irme a comprar un par de sujes de los cuales no se me salgan las tinajas.

Voy yo a la dependienta y me dice… “vale, no sabes tu talla, ahora te paso un par de sujetadores y me dices cuál te queda bien”. Me sentí una enana que va a por su primer suje, pero reconozco que las lolas saludaban con cada subida de leche en mis sujetadores actuales, así que era una urgencia. Y la tía acertó y yo me desanimé. Otra vez tengo una 100D, otra vez parece que mi sujetador son un par de alforjas.

Las que no tienen quieren tener y yo…volvería a mi 90 de los 18. Ais, estos asuntos  mamelliles me traen de cabeza. Por lo menos ahora tengo dos alforjas nuevas y unos andares menos descocados y para mis nuevas camis… va genial. Y es que es una faena, porque siempre me ha dado la sensación de que a más grandes…parece que estás más gordeja, así que a ver cómo consigo disimular a mis amigas XL hasta que se piren por donde vinieron y dejen unas más discretitas en su lugar, bueno, un poquito más abajo 😉 .

Besitos

Anuncios