3.octubre.2013

Pero chica ¿cómo puedes con todo tú sola? Eso también me lo pregunto yo cuando Nora decide lavarme el pelo mientras las estoy bañando (vestida) y con el jabón amenazando mi ojo izquierdo evito que Vera se descalabre, porque no para de ponerse de pie en la bañera.

¿De dónde sacas tiempo para todo? Eso mismo me pregunto cuando descubro que Vera ha escondido un royo de papel higiénico debajo del mueble de la tele y mientras coso va cogiendo trocitos pequeños a modo de aperitivo. La miro y está mascando súper contenta y corro, le saco el trozo de papel, descubro el pastel y ella se cabrea.

¿Cómo lo haces? Eso mismo me pregunto yo mientras hago la comida con Vera en  la mochila, tirándome del pelo y a 15 minutos de salir a buscar a Nora.

¿En serio merece la pena? Sí, mi estrés se desvanece cuando se ríen juntas y me hacen reír a mí, cuando Nora me da un besito para curarme el golpe que me he dado mientras corro de la plancha al salón y casi me rompo un dedo del pie con un juguete de Vera. Sí merece la pena cuando Vera me babea y me echa una sonrisa enamorada. Sí, cuando Las acuesto por la noche y Vera se queda tranquila y Nora me dice: Mamá, mámá, te quiero hasta el sol. No. Te quiero hasta. Mamá, te quiero hasta la Luna, hasta el Sol, hasta el infinito y más allá. “

IMG_3748

Y todo esto es fácil decirlo, pero es difícil hacerlo día a día, así que he decidido pedir ayuda. He decidido darme espacio para respirar. Voy a invertir parte de la beca en pagar a una chica para que haga la limpieza general de casa (dos horas a la semana) y quitarme parte del peso que llevo. Y he quedado con mi suegro para que  venga a pasear a Vera dos mañanas a la semana. Porque puedo hacerlo yo sola, llegar al final del día agotada y saturarme poco a poco, pero prefiero no exigirme tanto, bajar un poco el listón y cuidarme un poquito para dar lo mejor de mí a mis enanas y mi shico. Y no utilizar esas horas solo para limpiar… sino para mimarme, pensar, leer, escribir o hacerme el bigote 😉 .

Besitos 🙂

Foto

Anuncios