26.octubre.2013

¡Buenos días de sábado mujeres! Cuántos descubrimientos bonitos los de esta mañana. Reconozco que estoy un poco desaparecida, lo intento, pero el tiempo se me escapa de las manos. Os leo, a veces no puedo comentar, os leo en el ratito antes de que abran las puertas del cole y llevo a Vera dormida atrás en la mochila, os leo entre las siestas, cuando doy vueltas a los macarrones, cuando hago escapadas fugaces al baño, pero no es suficiente, lo sé. Esto de realizar un sueño es la mar de complicado, pero me gusta tanto.

1376478_10202115589992421_1366400835_n

Ya tengo mi marca, un nombre que me encanta, lo desvelaré a su tiempo, estoy intentando adelantarme a las navidades, por si a alguien le apetece regalar alguna cosa que no sea lo de siempre. Me han llegado las telas de Estados Unidos… ¡Qué dineral me he dejado en aduanas! ¡Pero qué telas más bonitas! Las miro y remiro deseando que llegue el sábado para ponerme a coser. De momento estoy haciendo los patrones, las etiquetas… estoy enamorada de las etiquetas, con su remache rosa y todo, todo muy handmade, me siento artesana y me gusta tanto.

1397181_10202152844163752_169613292_o

Miro las telas, las toco, cierro los ojos y me imagino qué voy a hacer con ellas. He decidido que serán piezas únicas, no voy a repetir combinaciones de telas, así la persona que lleve algo mío sabe que es único, y me gusta tanto.

Otra de las cosas que me impide estar todo lo que quiero por aquí es el amor, que se ha instalado en casa, he conseguido ese equilibrio con mi ratona de tres años (con mucho esfuerzo). No hay gritos ni repeticiones, hay respeto, mucho amor y comprensión, porque los límites han quedado tan bien definidos que hemos conseguido crear un espacio emocionalmente seguro para las tres. Claro que seguimos teniendo pequeños conatos de ira, celos y malos despertares (no me acostumbro a eso de levantarme a las seis de la mañana todos los días), pero la convivencia es lo que tiene. Nos ha costado, pero llegadas a este punto tenemos una gran armonía en casa, y me gusta tanto.

1415103_10202152839603638_860453325_o

Mi cuerpo se sigue quejando, pide compartir el trabajo, pide más tiempo para crear, dibujar, coser. Se queja y me duele horrores, pide calma, paz, no limpiar ni recoger (al menos un día), pide relax y tiempo para él, pero ahora mismo no me queda de eso. A pesar de no tener lo que debería para él, he encontrado diez minutos para un estiramiento básico y un saludo al sol todas las mañanas, porque no puedo ignorar una contractura tras otra. Es una guerra, mi cuerpo pide parar y mi mente no admite descansos. Espero estar a la altura de mis expectativas, siempre me pasa, lo visualizo todo y luego no quiero un fallo, tengo que ser más amable conmigo misma, a ver si me acuerdo.

A pesar de todo el lío que tengo por aquí sigo emocionada, me ilusiona cada idea nueva, pero sobre todo tener claras mis limitaciones y empezar poco a poco,paso a paso. Disfruto muchísimo de las clases de costura, me encanta hacer patrones, los cálculos y todo eso. Me imagino a la gente disfrutando con algo hecho por mi… y me gusta tanto.

Espero que disfrutéis mucho del fin de semana. Besitos 🙂

Anuncios