30.octubre.2013

Madre mía, parezco una corre ve y dile, pero es que me quedé impactada al ver el caso de ayer desde el punto de vista de madre (siempre hay algo que se vive por primera vez a lo largo de la maternidad). Ayer wasap en mano hablé con la profe del año pasado de Nora y me contó un poco de lo que se había enterado.

Resulta que como es un colegio concertado, llevan uniforme y esas cosas, desde los colegios públicos vienen camorristas a buscar pelea. Y como la niña “era una pija por ir a ese colegio”… pues como que parece que se merece recibir. El colegio es concertado, llevan uniforme, pero van niños de todo tipo y todas las clases sociales, por eso me gusta. Hay niños de todos los cores, religiones y lenguas. Pero esto siempre pasa.

Yo desde los seis años soy de público y nunca entendí esa tirria que profesaban las cañis (antes conocidas como chonis o poligoneras) a las chavalillas de uniforme. Ya en mi niñez hacían cosas de este tipo.

Los hechos: Al salir de clase las dos niñas del colegio pasaron por una acera estrecha, había un grupo de cañis charlando entre dos colegios colindantes de la zona, no se apartaron y una de ellas debió de rozar la mochila de la otra. Las increparon y las dos niñas pasaron por no dar pie a la bronca.

Al día siguiente fueron dos de las cañis a esperar a la puerta del cole a la chavalilla (de trece años), que según salió recibió un bofetón tremendo por parte de la visitante que le dijo “esto por lo de ayer y por ser una pija de mierda”. La chavalilla la empujó contra la valla y el padre de la niña las separó, pensando que todo quedaría ahí.

Al segundo día aparecieron las dos más cuatro chicos, pero como la niña (de trece) salía con su madre, se fueron y no pasó nada. Ayer llegaron las dos y ocho chicos más. Las amenazaron y tuvieron que volver dentro del colegio, donde llamaron a la policía nacional. La niña salía angustiadísima, escoltada por la policía. Parece que estarán viniendo unos días agentes hasta que el grupo se canse y enfilen a otra niña.

No puedo dejar de pensar en esa necesidad que tienen, tenían y tendrán muchos adolescentes de ir montando bronca por ahí. Afortunadamente, por lo que me he informado, en el cole se trabaja mucho el respeto a los demás, convivencias, cursivos, charlas, juegos. Los profesores se implican al 100% con sus alumnos para que no se den casos de acoso en el cole, pero no pueden controlar lo que pasa fuera.

Yo, que he sido de público, de guerrilla, sé la necesidad que hay ahí de este tipo de orientación. Me da una pena tremenda que a lo más necesario, la educación, se le recorten recursos, cuando es la base de una sociedad. Un niño bien educado en valores, en cultura (muchas veces es el desconocimiento y la ignorancia la que lleva al odio), valorado, al que se le dan oportunidades, será un adulto libre, abierto, tolerante. Qué falta nos hace en este país una buena base para todos y qué falta hace que los políticos se preocupen realmente por el futuro de un país, que al fin y al cabo, son los niños.

*Sé que no suelo hacer entradas de este tipo, pero es un hecho que me afectó muchísimo y quería compartirlo. Ya que ayer os conté lo que yo había presenciado, quería contados la historia real, cómo fue.

Mañana nos hacemos una escapada otoñal al pueblo, a ver si vuelvo con muchas fotos de la recogida de castañas y recetitas con ellas 🙂 . Que tengáis un puente maravilloso

Foto destacada

Anuncios