IMG_2971

Mientras estaba organizando nuestro armarioparatodo, me he encontrado con una bolsa que hace tiempo no veía. Mi bolso del 70 aniversario de la casa Dior (2007).

Por aquel entonces yo andaba sumida en una crisis con la carrera, no me gustaba nada, no me hacía feliz ir a estudiar, los profesores que tenía ese año eran de esos que te dan la sensación de que te están timando el dinero de la matrícula y que tú les enseñas más que ellos a tí. Ese verano todavía no tenía los créditos suficientes para trabajar de becaria, así que camereé un mes, como tantas otras veces en mi vida. Cuando acababa la última semana de curro, churri tenía que estudiar y no íbamos de vacaciones. Agosto en Madrid…genial. 😦

Los astros se alinearon y yo acabé en el momento justo y en el sitio adecuado para convertirme en la assistant manager de la princesa de **** (un país muy lejano, rico y musulmán). Ella era la tercera mujer de un jeque de esos que maneja mucha pasta y muchos edificios. Era la favorita y estaba en España haciéndose un tratamiento de fertilidad.

Necesitaban una chica que dominara el inglés y condujese. Osea… YO 🙂 . Me dieron un Volvo S80 automático 🙂 (que disfruté los quince días como una loca) y una dirección de hotel.

El primer día quedamos para que ella me conociera y me diese el visto bueno. La verdad es que encajamos muy bien y varios días de visitar todos los centros comerciales de Madrid… le planteé un plan diferente. Coger el coche y perdernos por Madrid. Le enseñé toda la ciudad. Realmente me perdía, callejeábamos, parábamos a tomar un helado en rincones escondidos de Madrid, cenábamos en italianos chiquititos y nos íbamos conociendo.

Lo cierto es que me caía muy bien. Uno de los últimos días le llevé un detallito para que no se olvidara de mí, unos pendientes y una pulsera de fimo hechos por mí. Le encantaron, la verdad es que aluciné con lo que le gustaron. Me decía que jamás había visto joyería tan colorida y bonita. Y yo pensando…no creo que Versace trabaje el fimo…

El caso es que ese día me pidió que la acompañara en un viaje que iba a hacer por Europa, todo pagado… dije que no porque tenía un examen. Sí, yo también pienso que fui idiota. El último día me pidió que la llevase  por Serrano. Esa fue la primera y la última vez que entré en una tienda de Dior. Ella cogió un bolso (había cosas preciosas) y me pidió que lo sujetase para ver el efecto. Se compró dos pañuelos (que se llamaban 400 euracos) y un bolso.

Cuando salimos había más bolsas de las que parecía haber comprado, extendió la mano y me dijo: “This is for you. I can’t do such beauty things with my hands, so this is for you to remember me”. (Esto es para tí. Yo no puedo hacer cosas tan bonitas con mis manos, así que esto es para que te acuerdes de mí). Y la barbilla me llegó al suelo. La verdad es que aprendí muchísimo de su cultura y ella de la nuestra, fueron quince días geniales, yo acabé con un sueldazo, un Dior y una experiencia que no olvidaré.

IMG_2972

Ahora veo el pobre Dior, bolso oficial de las bodas de mi familia, porque no voy a sacarlo para ir de cañas, y me pregunto si no será mejor venderlo para costearme la réflex que tanto tiempo llevo queriendo tener, total es un bolso absurdamente caro que no uso y no va mucho con mi estilo. Por otro lado es algo que nunca me compraré y que puedo dejar a mis hijas… Difícil decisión. Últimamente recorre mi mente una frase que le oí a Mireia el otro día: La energía tiene que fluir.  Creo que esto tiene sentido.

Besitos

Anuncios