IMG_2883

No sé cómo abordar este tema sin ponerme colérica. El señor Ministro ha decidido que los estudiantes de este país no iban demasiado a la cola de la cultura, así que opta por alejarlos aún más. Niños alienados por programas educativos sin sentido. ¿Qué tenemos un país con un índice de niños obesos altísimo?..Quitemos una horita de educación física, con suerte a los veinte les peta la patata y un parado menos, pongamos un IVA a la cultura altísimo y pidamos a los músicos que bajen su salario, como dice una amiga mía ¡por Dio!

Es que no sé ni qué decir. Están quitando tantas cosas buenas para ellos y siempre mejorables, pero buenas, eso sí, después de las dos horas de deberes que tienen que hacer los niños, (los que puedan) llevarán a sus hijos al conservatorio, para que aprendan música (convirtámosla en elitista), sin olvidar apuntarlos a algún deporte, ya que en el colegio pasarán de puntillas. Déjense la pasta para que sus hijos tengan una buena educación, quítenles horas de juego y disfrute, de descubrimiento, de socialización en relax, contacto con la naturaleza. ¿Qué conseguimos? Una futura masa obrera que no se queje de nada, alienadita y calladita. Lo que nos viene de fábula.

Será por eso de que la música amansa a las fieras y alimenta el alma… ¿la querrán convertir en exclusividad del Gobierno? ¿Será un arma de control en lugar de liberación? Y aquí no se bajan los sueldos ni a tiros oiga, que es mucho mejor quitarles a nuestros obedientes retoñitos herramientas para su desarrollo emocional y para el futuro, mientras nosotros celebramos comilonas para “pensar”.

Y yo, que no soy muy de meterme en esto de la política, últimamente… básicamente porque si no vivo envenenada, pero veo la MIERDA de sociedad que están dejando para mis hijas y no puedo con esto. Vamos, que me dan ganas de hacerme una de “V” y mandarlos a hacer ruinas a todos. ¿No se parece esto cada vez más a cositas que aprendemos en historia?

Pasa desapercibido el que uno tenga 20 instrumentos en casa al alcance de las enanas, que ellas puedan aprender a tocarlos a través de su madre, que sean capaces de hacer sus propias escalas. Mamá ¿qué es una escala? Y se me cae el alma a los pies. Cada vez comprendo menos el mundo y lloro más a menudo por él, por el buen tragar que tenemos, por la indiferencia, por el refuerzo de el concepto de “clase” que cada vez se parece más a “casta”. ¿Y eso es lo que nos queda? ¿Llorar? ¿Mirar a nuestro alrededor con pena infinita? ¿Pasividad frente al control de la libertad?

¿Por qué ahora? Por que quién se va a quejar mientras se suceden los desaucios, la gente hace cola en la puerta de las iglesias para llegar a final de mes con comida o están inmersos en la burocracia del INEM. Que tristeza, qué tristeza más grande.

No soy capaz de hablar con gracia de estos temas, o legalizan el homeschooling o no sé. No entiendo nada, no entiendo a Wert, no entiendo esas ganas de joder la educación de este país, la educación no es un negocio, es la base de una sociedad libre… ¡AAAAAmigo! No me digas más.

Anuncios