Nora y Thor

Una vez, leyendo un cómic de mi padre, descubrí al personaje Thor, me gustó y pensé que si tenía un perro le llamaría así. Un día, con Nora surgió el tema y a ella también le gustó.

Hoy

– Mira mamá, este es el hospital de perros (clínica veterinaria), podemos traer a Thor aquí cuando se ponga malito.

– Mira mamá, comida para Thor (en el súper).

– Mamá, este cojín grandote… creo que le deberías hacer una funda de leopardo y puede ser la cama de Thor.

-Mamá, en este parque voy a traer a Thor para que haga pis y caca, que hay mucha tierra para que entierre sus cosas.

– Miiiraaaaa, esta pelota le va a encantar a Thor.

– Este plato es precioso, podemos poner la comida de Thor aquí.

– Mamá, no sé si quiero llevar a Thor con correa, le voy a enseñar a ir conmigo y así no le tengo que atar.

– ¡Buah! Thor se lo va a pasar pipa corriendo por aquí con nosotras.

– Mamá, Thor es precioso y ya le quiero un montón aunque no le vea.

-Jo, mamá. Sería genial que Thor ya estuviese aquí.

Así que Thor ya tiene médico, comida, sitios de recreo, cama, plato, planes y amor… y todavía no está con nosotros. Todo se andará, aún no lo conocemos y ya hay amor en casa esperándole. Nora tiene unas ganas tremendas de que Thor llegue a nuestras vidas y yo muero de amor cada vez que la rubia habla de Thor. Eso sí, esperaremos a que mamá esté un poquito liberada, pero ya está en nuestras mentes.

Thor

Que tengáis un fin de semana maravilloso 🙂 Besitos

Anuncios