Llevo una semana leyendo todas las noticias que hay sobre Gaza en los idiomas que conozco, viendo documentales, informándome un poco más de lo que lo hice a lo largo de mi carrera. Y llevo una semana en la que no hay día que no llore por Gaza. Por el genocidio del pueblo palestino.

No alcanzo a comprender como un pueblo que sufrió un intento de exterminio esté haciendo lo mismo. Encima si lo dices eres un antisemita y me toca los cojones la facilidad con la que se utilizan ciertas palabras y se tacha a uno de antisemita por condenar la actuación de Israel.

En un cruce de intereses se encuentra un pueblo al que se le ha echado de su tierra, Israel ocupa, OCUPA, y fabrica un Apartheid en Gaza y el pueblo palestino está siendo sometido a un exterminio masivo.

He visto que muchos dicen “les enseñan a odiar desde pequeños”, no. ¿Habéis visto en Twitter los mensajes de Adolescentes israelíes a puntito de prestar servicio militar? Las fotos familiares de estadounidenses enseñando a disparar a los niños pequeños… quiero decir… ¿a quién intentan engañar cuando dicen que los palestinos enseñan a sus hijos a odiar?

Hace 70 años sus bisabuelos y tatarabuelos estaban en la misma situación que ellos provocan ahora. Los mayores ataques con bombas racimo, el bombardeo de escuelas, campos de refugiados protegidos por las Naciones Unidas de las que se informa repetidas veces al atacante. Una población civil que está siendo exterminada.

El gobierno Israelí y el de Estados Unidos (por proveer de armas y al parecer el español también) son asesinos, asesinos de familias, personas, civiles inocentes y desarmados, masacrando. Veo niños, bebés, mamás con sus recién nacidos asesinados por ser palestinos.

Y no puedo dejar de llorar de rabia, de impotencia. Perpleja porque no entiendo qué pasa por la cabeza de esa gente. Y no es solo que Hamas tenga que dejar las armas. El acuerdo de paz que se lleva presentando desde 1967 y siempre ha sido rechazado por Israel y Estados Unidos (los otros países son islas de Micronesia), el resto del mundo incluida Palestina, votan a favor.

Y no puedo dejar de llorar cuando miro a mis hijas y pienso en esos padres y madres corriendo desesperados con sus hijos heridos, o esas familias sepultadas en un colegio, cuando veo cómo hay gente que lo justifica y pide que esto siga hasta el final.

No puedo dejar de llorar cuando pienso en todos esos niños y la imposibilidad de superar todo lo que están viviendo. Es horrible y creo que ninguna persona, ninguna, que tenga dos dedos de frente y corazón, puede encontrar sentido a esta sinrazón.

#stopgenocidioenGaza

Netanyahu y Obama son como Hitler y Goebbels. Mi absoluto rechazo a todos aquellos líderes políticos que no solucionan ya, que no paran esa barbarie, a todos que sacan tajada de ello.

Y por si hay alguien que me diga que no sé lo que es vivir con terrorismo le diré que viví en Donostia los primeros años de mi vida, en los 80 y mi padre era policía. Y para mí era parte del viaje esperar apartada del coche mientras mi padre miraba el bajo antes de subir. Y amo el País Vasco y creo que también hay que recordar que ellos también tienen muertos y torturados por dementes. Así que no me vale ese argumento, porque en unos trenes que estallaron hace años todos perdimos a alguien y varios familiares y amigos que salvaron la vida dejaron en aquellos vagones parte de ellos. Y no se puede odiar a un pueblo, una religión, una sociedad por lo que hacen unos pocos.

Basta, basta, basta.

Si tenéis tiempo:

Parte 1 https://www.youtube.com/watch?v=eK7DjkuQcv8
Parte 2 https://www.youtube.com/watch?v=2b0hK2ueJyo
Parte 3 https://www.youtube.com/watch?v=58AMrFTW3Gc

Anuncios