10523169_10204643514548955_1057054529630528666_o_Fotor

Tengo mil cosas que escribir y no encuentro ratejos para hacerlo, ahora con el horario de octubre espero tenerlo más fácil… La esperanza es lo último que se pierde. Y esta entrada me sale a colación de el comentario de una chica en un grupo de face, “el médico de mi hijo”. Yo es que me he sentido muy identificada.

Nora (#norawer en Instagram)

Desde que nació Nora todo eran etapas. La siguiente se las prometía mejor y así sucesivamente. Yo sólo recuerdo un par de meses fáciles en toda su vida. Lo demás ha sido una constante lucha interna entre su forma de ser, mis expectativas y el aprendizaje de la aceptación.

Adoro a Nora, eso es así. Ella es ella y soy absolutamente consciente de que es una personita con su propia personalidad ¡y qué personalidad!

En esta habitación, como el resto de la casa, todo tiene su lugar, que las cosas vuelvan a su sitio es innegociable si quiere poder utilizarlas. Nos funciona muy bien este sistema y evita muchos conflictos
En esta habitación, como el resto de la casa, todo tiene su lugar, que las cosas vuelvan a su sitio es innegociable si quiere poder utilizarlas. Nos funciona muy bien este sistema y evita muchos conflictos

Yo desde la adolescencia tempranera que empezó con sus dos años (un poco antes), hasta ahora, veo una lucha constante por imponerse. Creo que lo llevo mejor porque he comprendido que lo que la gente llama “ser mandona” es una forma de llamar a “hacer las cosas a su manera”. Para ella la panacea de la libertad es ser mayor, “porque los mayores mandan”. Antes entendía esta frase suya de forma literal, pero ahora veo que es su forma de decir que ve que los mayores hacen las cosas a su manera, nadie les impone nada (no nos ha visto en el curro o en ciertas situaciones en las que los mayores no hacemos lo que queremos).

Reconozco que esta fase es agotadora, porque lo discute todo, contesta, habla mal a su hermana… lo hemos superado un poco estableciendo ciertas normas de convivencia en casa, pero cuando dice que NO fuera de casa, de manera reiterada y tu te quedas sin herramientas… es una sensación horrible.

Me dicen las mamás de las amigas que les dicen que Nora manda mucho… bueno, a mí Nora también me dice que Tal o Pascual siempre quieren mandar (aunque me da la sensación de que casi siempre lo consigue ella). Esto es que cada una quiere imponer su criterio en el juego… y me parece lo normal. No en vano a cada uno nos mola hacer las cosas a nuestra manera. ¿La solución? Le he prepuesto hacer un calendario semanal para que cada día mande una y ella lo tiene que respetar. Le ha parecido genial. La verdad es que nunca ha puesto problemas a dejar a una u otra ser “la mamá”… ¡Vaya coñazo tienen que ser las tres en el patio!

Vera (#motoritainaction en Instagram)

Vera2

Vera es terriblemente movida, pero el problema es que ahora lucha por su posición en casa y ha descubierto que poniéndose en peligro o rompiendo cosas… tiene la atención de los que la rodean. Tengo claro que físicamente es la leche. Con 20 meses escala, patina (anda con patines puestos, pero tiene un equilibrio que me deja alucinada), hace equilibrios de puntillas en sitios complicados. Se sube y baja de cualquier sitio… Bebe de vaso ella sola y el desayuno ya lo toma sola en taza. Sube a la litera de arriba… sube sin problemas escaleras de barras. Se cuelga y aguanta demasiado para ser tan pequeña, y cada día se supera con algo.

En cuanto al lenguaje…se hace entender. Cada vez utiliza más frases completas. Es raro, tiene una especie de balbuceo-raro-comodín y luego te suelta una frase tipo: “Conono Noya y yo a subido a ba cama”(Trad: nosequé de Nora… y yo he subido a la cama). “Conono (vete tú a saber qué es eso) Vamosss Shicossss”, “Vamos a paque a jubar” (vamos al parque a jugar).

Y cuando le pregunto “¿Te has hecho caca?” y contesta “Shiii, etá akí a culo” (síii, está aquí, en el culo). Menos mal que a parte de un bichillo es muy muy muy graciosa, maja y amorosa.

En la guarde… bien, adora a sus profes (Celina y Henar) y me menciona a muchos niños. Allí, cómo no: escala, baila, se pira y al parecer su especialidad es el “placaje”. Placa a cualquier niño que tenga algo de su interés. Debe de haberse dado cuenta de la poca estabilidad que tienen los nenes de su edad, y como no acostumbra a pegar (esto me está costando, pero lo vamos consiguiendo), pues empuja, que en casa no lo hace y obviamente no ha recibido ningún “no te dejo que empujes” por mi parte. Pero en general me dicen que es bichillo pero muy maja.

Nora y Vera (#norayvera en Instagram)

Nora y Vera

Estas van a días, a veces a semanas. Es la historia de siempre, Vera siempre perdona a su hermana mayor todo, es feliz cuando se siente aceptada por ella, y Nora lo sabe. Nora le da de lado (completamente) cuando hay otros niños con los que jugar o bebés a los que hacer caso. Pero Vera es una gran compañera de juegos y no se puede resistir a un “Noya, vamos a fubar”.

Los días buenos son geniales. Todo son besos y abrazos. Y algo muy curioso es que si están fuera, sin papás, Nora cuida muchísimo de Vera, incluso es ella la que la acompaña a la hora de dormir (algún día que se han quedado con mis padres).

Disfruto mucho de ser su madre, pero que es duro y difícil no lo niego en ningún caso. He encontrado en la rutina y los horarios ,más o menos fijos, mi tabla de salvación. Y soy un poco inflexible entre semana, porque si no me desmayo de cansancio en cualquier momento. Sobrevivo a mis días de enanas, curro, casa y mi cabeza. 🙂 Pero no me quejo, yo he dado cada paso que me ha llevado al día de hoy. Así que… ¡a seguir andando! 🙂

Feliz semana. Besitos! 🙂

Anuncios