yola

¡Hola! Hace tiempo que quería hablar sobre ella. Los que leéis este blog, habréis leído sobre Thor. Thor es el futuro perro de Nora. Ella tiene muchas ganas y Vera es una loca de los animales. Yo he querido tener un perro toda mi vida y lo he propuesto en mi casa hasta que me independicé.

Antes de quedarme embarazada, papi y yo íbamos a adoptar uno y cuando vivíamos en el chalet seguía diciéndoselo a papi, pero nuestra situación económica no ha sido holgada nunca, así que el “no podemos” me ha sobrevolado todos los años que llevo queriendo tener un familiar canino en casa.

En septiembre fuimos a una feria de adopciones, cada vez tenemos más ganas, y descubrimos que hay varias opciones:

1. Apadrinar: Nosotros damos 10 euros al mes para “ayudar” a la protectora con los gastos de nuestro apadrinado y vamos sábados o domingos a hacerles una visita, sociabilizar, jugar con ellos (con el perro apadrinado y su compañero de chenill).

2. Acoger: y que espere en una casita a ser adoptado, la protectora corre con ciertos gastos.

3. Adoptar: Te enamoras y le das una familia, una casita y una nueva vida.

Yo no lo sabía, Papi decía que le tiraba un poco para atrás porque cogería cariño y lo pasaría mal. Pero soy muy cabezona y nos fuimos a la jornada de puertas abiertas de La Camada (la protectora de Guadalajara) y lo hicimos dispuestos a apadrinar.

Yola estaba en el primer chenil (recintos donde están metidos). Me enamoró a primera vista. Es un cruce de pointer y pitbull. Mirada dulce, tranquila pero activa, musculosa… muy elegante de ojos color miel. Es un bombón. Recorrimos los dos espacios, las nenas ya estaban estresadas y nos fuimos a casa.

Al día siguiente papi me escribe un mail desde el trabajo: No puedo quitarme a Yola de la cabeza. Y esa semana nos convertimos en sus padrinos.

10659277_10152717016418470_4669825560830570867_n_Fotor

Esta es la tercera semana que bajamos a jugar con ella. Hemos solicitado poder sacarlos a pasear, que corra, lo necesita. Es muy duro dejarla allí cuando sientes que la cosa podría funcionar, cuando la pasta y el tiempo de que dispones no son suficientes. Pero lo contentos que se ponen cuando bajas, los cariños que te hacen.

Ella

Yola es una preciosidad, es buena, se porta genial con las nenas y se merece una familia. Tiene 11 meses. Así que si alguien se anima a adoptarla estaremos súper felices por ella, o Dokie , su compañero. Un labrador más bueno que el pan. Estas navidades voy a pedir eso. Una familia para Yola.

DSC_0018_Fotor_Collage

Hoy, desde el patio, he escuchado lloros. Y he mirado hacia el chenil del fondo… Y había un bollo. Lo habían dejado esta misma mañana atado a la puerta de la protectora. Me ha recordado a Vera. Gordito y juguetón. Y me he puesto a llorar de pensar en la penita que tiene que tener. Está recién destetado, le han cuidado bien hasta ahora. Espero que no pase ni un día allí. De verdad, si Vera fuese un pelín mayor me lo había llevado a casa… a él y a Yola.

10694458_10204960460192398_3610397021908635370_o

Os recomiendo, de verdad, que apadrinéis (si no podéis tener perrete), les hacéis un favor, os lo hacéis vosotros y veis las maravillas que hay allí. Sobre todo, de cara a estas fiestas… si estáis pensando en comprar un perro, no lo hagáis, hay miles esperando una familia, una segunda oportunidad.

Que tengáis una semana maravillosa. ¡Besitos! 🙂

Anuncios