investigando

Este post nace del enfado que tengo con el sistema escolar español. Más allá de que tenga mejor o peor profesora, son las fichas… las malditas fichas. Mandan todos los días fichas para hacer en casa, pero Nora no las hace, porque no me da la gana que con cuatro años tenga deberes, así de claro. Las tengo por ahí y cuando le apetece hacer algo de eso se las doy y las lleva, pero no se lo impongo.

No es solo eso, es que hacen dibujo dirigido, la muerte de la imaginación, es decir, que la manera de ver las cosas individual se cercena desde pequeños para que todos dibujen las cosas igual… futuros abogados, ingenieros… ¡Venga hombre! Pero lo que más me cabrea de todo es que ya fomentan una dependencia absurda para que los padres hagan deberes con los niños. Yo empecé a tener deberes a los 10 años, mis padres nunca tuvieron que ayudarme, los hacía y me corregían después.

El que manden deberes a los niños que, en realidad, tienen que hacer los padres, me mata. Porque obviamente los niños no pueden escribir sobre las putas propiedades nutricionales del pollo, ni siquiera saben lo que es eso, aunque se lo expliques, no lo van a entender, lo van a recitar y eso no tiene sentido, porque a la larga se te olvida. ¡El aprendizaje tiene que surgir de ti!

La base del aprendizaje es la curiosidad, las ganas de aprender y disfrutar haciéndolo. Cómo van a conseguir eso si no dejan tiempo a los niños para jugar, si todo lo que hacen es dirigido. Siento que al no tener un nivel económico para poder pagar el tipo de educación que me gustaría para mis hijas les estoy negando algo fundamental para ellas. Sé que hay mucha gente a la que le encanta este tipo de cosas, pero lo que yo veo en eso es un asesinato de la imaginación, de la curiosidad, de la libertad de ser.

En este sentido es una faena no estar de acuerdo con Papi, porque yo las sacaba y hasta encontrar una alternativa no pararía. No quiero ver a una niña con miedo a ser juzgada, que la etiqueten, que sienta la presión de la sociedad y su nota. Lo que tengo clarísimo es que no voy a para su juego o voy a dejar de hacer cosas con ella que realmente le interesan por hacer palitos. No sé cómo voy a superar mi enemistad con este sistema educativo tan amigo del fracaso escolar. Y es que ¿cómo pretenden inculcar el amor al aprendizaje cuando no se lo dejan experimentar de verdad?

En el juego, sin presiones, sin estrés, sin forzar. Tenemos tanto que aprender… tanto.

Que tengáis feliz día del maestro. Que hacen una gran labor, pero el sistema escolar y la inercia la entorpecen muchísimo.

Que tengáis un finde genial. Besitos 🙂

Anuncios