cumple5cab

Ausencia prolongada por agotamiento. Esta es mi excusa 😉 . La semana pasada en tres días organicé el cumple de Nora y una amiga para toda la clase, así que no tuve tiempo ni de respirar. En un principio era un cumple pirata y a petición de las cumpleañeras en el último momento se convirtió en “Hadas y Piratas”.

El sitio fue el mismo que el año pasado. Este año, teniendo en cuenta que invitábamos a toda la clase y que contaba con tres días, lo hice bastante más sencillo. Me gusta el emplazamiento porque es una pradera con árboles, sin peligro y los niños tienen absoluta libertad para moverse y los papás tienen la tranquilidad de tenerlos a la vista en todo momento.

Esa misma mañana preparé las bolsas de chuches e hice unos carteles (muy cutres, todo hay que decirlo) con cartulina negra y eding blanco, para señalizar:

1. Las bebidas para padres

2. El tesoro pirata. (Seasé, las bolsas de chuches)

3. El puesto de tatuajes (y pintacaras) para hadas y piratas.

Mi lista para organizarnos y no pasarnos de presupuesto (por si a alguien le sirve 😉 ):

Tema Piratas: cada niño trae su disfraz (si quiere)

Bebidas: Agua y zumos para niños. Cervezas y Sandis para padres (y una botella de cola)

Para comer: Pizza (aunque se enfríe sigue estando buena) (6)

Salados: Patatas, nachos y coctail

Fruta: Sandía

Decoración: Dos guirnaldas de banderolas (7 metros) 2.30 euros

Guirnalda de papel calaveras y colores: 1.00 euro

Globos: 1´50

Cuerda de pita (para bolsas de chuches y deco): 1.50 euros

Dos manteles de papel 3 euros

Cajas de madera: colaboración de un frutero majo.

Parches pirata: 0´75 el paquete de 20

Chuches: 4 bolsas (de kilo) 2 euros cada una y cuatro paquetes de chocolatinas.

Bolsas Craft: 25 cts cada una

Pinturas de pintacaras (que ya tenía) con una consigna: no se hacen dos dibujos iguales.

collagepiratas

La mesa, como siempre, dos manteles de papel en el suelo. Como atrezzo utilizamos cajas de frutas y de merienda pizza, zumos, agua, sandía en su cáscara y guarrerías varias extendidas por la “mesa”. También pusimos una cortina de globos, sin ninguna función aparente, que los niños transformaron en algo así como un juego en el que luchaban contra un pulpo.

Y el resumen es que se lo pasaron pipa, sin juego dirigido, que es lo que menos me gusta de los parques de bolas (soy consciente de que los cumples de invierno no tienen la ventaja de poder celebrarlo en el campito). Los padres disfrutaron de una charla relajada mientras los niños jugaban. Y es que cuando no hay cosas de por medio, difícilmente hay disputas entre ellos. Así que todo el trabajo mereció mucho la pena.

Las dos se lo pasaron pipa. Ninguna de las dos disfruta mucho siendo el centro de demasiadas miradas, así que los regalitos se los dimos en casa.
Las dos se lo pasaron pipa. Ninguna de las dos disfruta mucho siendo el centro de demasiadas miradas, así que los regalitos se los dimos en casa.

A pesar de haber sido un “curte cumple”, salió muy bien y cumpleañeras e invitados se fueron contentos. Yo me “disfracé” de pirata y estuve como una hora pintando caras y tatuajes a las hadas y piratas que corrían con sobredosis de azúcar por la pradera:

-Nora, ¿qué te parece mi disfraz?

-Mamá, vas como siempre. – Es especialista en dejarte de piedra pómez, jajajaja. Juro que yo no voy así, sí que me pongo ese pañuelo en verano, pero coño, no voy disfrazada de pirata por el mundo, jajaja.

Un besete y que tengáis una feliz y relajada semana. 🙂 ¡Besitos!

Anuncios