Buscar

Encontrar el espacio

No es fácil, nada fácil. El reapropiarse de un espacio que has cedido durante más de una década. Y necesito soltar las cosas en plan random, sin buscar un hilo conductor. Me habría encantado tener tiempo para esto que hacía con asiduidad, pero enpecé a perder la ilusión por compartir las palabras. La agenda y el tiempo se me llenaba de compromisos y me abandoné a cerrar espacios.

He pensado en descargar todos los post y cerrar este espacio, pero creo que esto también es un borrón y cuenta nueva que hay que tener en cuenta.

Me he dado de bruces tantas veces en tantos intentos de hacer cosas, que perdí el interés por compartirlos, pero he recordado la importancia de contar tu relato y tu camino, ese en el que a trozos las personas encuentran palabras que también construyen el suyo. Ya no pretendo iluminar a nadie. Empecé “Entre apuntes y pañales” como un mecanismo para lanzar un mensaje en una botella en aquel aislamiento que me supuso mi primera maternidad. Esas botellas que lancé con lo que experimentaba fueron recogidas por algunas personas a las que con el tiempo pondría cara, cuerpo y voz.

Durante otro tiempo encontré una tribu y un espacio que requería de tanto esfuerzo que desaparecí de aquí para volcarme en el espacio, la crianza, la formación y vivir… que no es poco. Perdí esas ganas de compartir en público. El tener que desaprender, deconstruirte y volver a conocerte y reconocerte y volver a romperte, pues joder, no es fácil.

Entender las energías, la puesta en común, el crecimiento, encontrarte con una nueva tú que tiene ganas de vivir de otra manera.

LAS NIÑAS

Las peques han ocupado un espacio tan colosal en mi vida, han supuesto un aprendizaje tremendo, amor a raudales, ganas de poder ofrecerles a una persona que les acompañe entendiendo todos sus procesos. Olvidé los míos y los fui encontrando. Y hay una especie de guerra interna entre los espacios y tiempos para ellas y propios, una guerra de la que sale un monstruo pantagruélico que se llama CULPA. Y estudié y me deconstruí para volver a construirme sin esta bestia que te consume las hormonas del bienestar en pos de ríos de cortisol que hacen que traslades esa guerra a tu día a día, porque va contigo.

Así que yoga, y campo, y parqueos, y rutas, y vacaciones, y ensayos y espacios para disfrutar de todo. Entonces hay que deconstruir la pareja, porque esa culpa también te ha hecho ceder espacios y ha ocultado palabras, se las come y no eres capaz de decirte, porque son tantos los conflictos entre ellas que tú no quieres abonar ese campo de minas en que se convierte tu casa cuando una de ellas activa su glándula hipofisiaria y la otra todavía está aprendiendo a utilizar la rabia, la ira, los celos y está buscando su espacio en el grupo.

Y sigues pensando que la clave eres tú. Y sigues estudiando y deconstruyendo y cocinando y limpiando y amando y criando y educando y trabajando… Y te pierdes y estallas y llega una pandemia.

Cuando respiras, cuando te elevas, cuando eres capaz de devolver los conflictos ajenos a quienes le pertenecen, es entonces cuando comienzas a aligerar una carga que existe, pero que no te toca llevarla. Sabes que ellas son capaces de sostener lo que han venido a vivir y que para acompañarlas no tienes que hacer nada más que creer en su fuerza, escucharlas, mirarlas a los ojos y gritarles con el alma que confías. Y miras a tu pareja y le devuelves sus conflictos internos y reconoces los tuyos y acuerdas andar este camino que hemos elegido comunitar dando ánimo, pero sin desgastar al otro. Aprendiendo otra vez en qué partes de la piel se esconden las palabras que nos relatan. Y pides, pides sin pedir perdón espacios a solas que necesitas como respirar, espacios donde no alimentas nada más que el sosiego mental y dejas que tu cuerpo libere esa carga de ideas, emociones, presiones, alegrías y tristezas… Y eso deja paso a una fuerza que habías olvidado: La alegría.

Tanto has abrazado a la ira como mecanismo que pone límites, tanto ha alimentado la rabia tu inspiración, tanto te has sumergido en el cansancio, que te has olvidado de encontrar la alegría entre las cuerdas de esta dimensión. Y en ello estamos.

Y si parece extraño esto que saco despacito de mi garganta, espacio donde se juntan tripas, corazón y mente, puedo decirlo de una manera rasa y básica. Esta pandemia me tiene harta, porque todo conlleva cuidado, alerta, pies de puntillas. porque parece que no podemos disfrutar de todo con todo. Y trabajar, pensando en que has renunciado a una parte que te ilusionaba y te llenaba, pero igualmente sentías que no lo podías hacer de la manera que lo harías si no tuvieras “carga familiar”, sí señora, he utilizado esta expresión, porque es así como me he sentido en infinidad de ocasiones los últimos tres años.

Así que entre las exigencias propias y ajenas, las ganas de compartir se esfumaban en un ¿PARA QUÉ? Y no es que no lo haya intentado, pero perdí el interés en contar cosas que todo el mundo vive, que todo el mundo experimenta. Tenía un poco la necesidad de esconderme en una cueva y no salir más.

No me hago promesas, no sé cuánto va a durar esto, solo sé que necesito seguir algunas miguitas que me dejé por el camino para dejar menos espacio a la cabeza y darle más espacio a lo que me sostiene por aquí.

Hola.

(Banda sonora: Quiero ser una perra, Rigoberta Bandinni)

Volver a empezar. Puesta a punto

Chuches

¡Hola! ¿Cómo van esos comienzos de curso? Nosotras ya hemos comenzado la temporada de los mocos… ¡Bieeeen! Los echábamos de menos (léase con ironía). ¿Puesta a punto? Sí, ya os conté que todos los dolores que tenía venían del sacro. La rehabilitación iba muy lenta, este verano fueron a más, volví a los analgésicos y antiinflamatorios. A eso le sumamos que llevo dos años con cagalera, dolores de estómago y de bajo vientre… era una catarsis de dolor cada día que fue agriándome cada vez más.

Lo de la tripa me llevan diciendo los médicos que sería estrés, cansancio, gastroenteritis, algún virus… hasta que fui a la estomatóloga y le pedí, porrrr favorrrrr, una gastroscopia o algo, porque no es normal lo que me estaba pasando y tomar tanta pastilla algo tenía que estar dañando. El huevo que me notaba al lado de la cadera y que me mataba por las noches no era una hernia, ni nada que se viese en ecografías.

Así que con una ristra de volantes para diferentes pruebas y hora para una osteópata a la que ahora adoro por encima de todas las cosas, comenzó mi periplo de puesta a punto. Fui el lunes pasado a mi cita con Marian… me alineó entera y me sacó la cabeza del fémur que estaba empotrada en la cadera y era el huevo que yo notaba. Efectivamente tengo un descuadre sacroiliaco que me está arreglando. Y llevo desde ese día sin tomar una pastilla, porque ya no tengo dolores… es lo más maravilloso que me ha pasado.

Espalda, cuello, cadera, brazos, piernas… todo en su sitio. Sigo teniendo alguna molestia, porque la lesión no se cura de la noche a la mañana, pero se lleva bien sin necesidad de pastillas gracias a unas pautas posturales que me dio. La salud es taaaan importante.

POses idiotas

Al día siguiente fui a Madrid a la gastro (nerviosilla porque nunca antes me habían sedado). Pero fue muy bien, dije unas cuantas jilipolleces al despertarme de las que Marido ha estado riéndose desde entonces y salí de allí con un nombre para mi dolor de tripa: Gastritis Crónica Antral. Ahora estoy esperando los resultados de las biopsias para saber si es por una bacteria o es celiaquía. De momento nada de gluten…

Espero, por Thor, que sea la bacteria, porque esto de no comer gluten me mata. Ahora estoy estudiando todo lo que puedo sobre nutrición y además me he comprado algún libro por recomendación (el de Patricia Pérez está genial) que está resultando una maravilla. Tengo más energía, mejor humor, duermo bien y no tengo dolores de tripa ni diarrea. ¡Qué importante es la salud!

Todos estos cambios han repercutido de forma asombrosa en casa. Más paciencia, más energía, más órden… hay más armonía. Nora y Vera siguen con su relación de hermanas, a veces se adoran, al rato se pelean, se persiguen, se ríen… pero hay un cambio en el número de conflictos y en la forma de solucionar los problemas y se ríen mucho más. De hecho Nora me dice esta mañana: mamá, otra vez vuelves a sonreír siempre. ¡Qué importante es la salud!

A ver, que no es todo color de rosa. Con todo el respeto y el amor del mundo, cuando una niña de cinco años se pone modogilipollitasOn es insufrible, esto es así para mi y para el Dali Lama. Cuando una niña de dos años se pone en modo estoesasípormiscojonesysinoprendofuegoalacasa on… a veces te entra un nosequéquequéséyo que le darías una toba soltando un “ahora vas a llorar, pero con motivo”, esos pensamientos grabados en ti y de los que huyes e intentas superar cada vez que piensas que tus fieras “se te han ido de las manos”.

Porque cuando se juntan esas dos situaciones varias veces al día… harías un EvaNasarre sin ningún tipo de remordimiento (repetid conmigo: en la fantasía todo vale, es nuestra vía de escape), esto va por ti y lo sabes ;). Pero como eres una madre consciente, empática y respetuosa,  a veces lloras, algunas veces consigues llevar la situación y otras buscas la forma de conseguir marihuana, a ver si la mujer esa de los tres hijos tiene razón (es coña… leed esto con ironía).

little band

No es fácil ser madre/padre, no se puede ser 24 horas al día empático, esto es así (y si lo consigues, deja de drogarte). Pero reconozco que desde que he solucionado mis problemas de salud (al menos las molestias), consigo hacerlo bastante mejor, estoy más contenta, relativizo mucho más, hablo mejor y soy más feliz. Y eso se nota en casa.

He ido compartiendo fotillos con las comidas y demás en Instagram. Estoy redescubriendo la cocina, no es fácil cambiarlo todo de la noche a la mañana, pero me encanta experimentar y notar el cambio en mi, vuelvo a sonreír por dentro 🙂 .

Seguiré compartiendo mis cambios, descubrimientos, mis bajonas, subidonas, experiencias, mis rayadas y todas esas cosas que compartía antes, pero quiero darle una vueltecilla al Blog. Organizarlo mejor, ponerlo bonito. Hacerlo más guay para los que os pasáis por aquí, para mi y mis doñapitopiturras (que Nora ya me pide que le lea cosas de cuando era pequeña y se parte… es taaaan bonito poder leerle las cosas tal y como eran en ese momento).

Intentaré empezar lo antes posible. De momento: que tengáis un finde genial… ¡Que mañana es Viernes! 🙂 Besitos

Pintando muebles…¡Tutorial en vídeo!

lacando

¡Buenos días/tardes! Ya sabéis lo que me gusta a mi una brocha, o un taladro… el bricolaje en general me gusta y me relaja. Tenía un armario enorme en la habitación de juegos esperando a ser pintado. Ese color caca lo pedía a gritos. Me he lanzado a lo de hacer el tutorial en vídeo, niñas mediante… Y esto es lo que ha salido ;). Completo por aquí materiales y pasos… que no pude explicarme bien. Ha sido una experiencia, jajaja.

Mantengo los pomos, porque son caros y el presupuesto es limitado, pero el resultado me ha gustado.

Necesitas:

1.Objeto a lacar.

2.Imprimación para maderas

3.Laca para muebles (lo del color es libre. Up to you)

4.Taco de lija fina.

5.Plástico para cubrir

6.Cinta de carrocero (para proteger la pared y que no se te levante la pintura o el gotelé).

7.Rodillo de esponja y pincel o brocha pequeña para los detalles.

8.Guantes de silicona

9.Destornillador para quitar pomos y apliques.

10.¡Muchas ganas!

Los pasos a seguir son fáciles.

Quitar los pomos, lijar, limpiar superficie, imprimar (suavemente, sin extender mucho para que tape bien), esperar a que seque, lija las imperfecciones, quita el polvo si has lijado…

Ahora a pintar, da las capas que necesites siguiendo las instrucciones del producto.

Una vez seco, coloca los pomos y disfruta de tu armario o mueble renovado 🙂 .

Niños mediante: Dales tarea, estira tu paciencia, que te ayuden… y tienes que saber que, lo mismo, el resto de la casa va a esperar hasta mañana y las comidas no van a ser muy exigentes ese día 😉 .

armario

Si hacéis algo… compartidlo en instagram con el hastag #letsrockbricolaje 🙂 ¡que lo quiero ver!

¡Que tengáis una semana genial y ánimo con la vuelta al cole, escuelita o homeschooling! Besitos 🙂

Vuelta al cole con Petit Fernand

etiquetas cabecera

¡Hola! Seguro que la mayoría de los padres están a tope con el tema de la vuelta al cole y yo… no soy distinta. Reconozco que lo de marcar toda la ropa, poner las cintas, marcar materiales y demás se me hace pesado. A principios de verano se puso en contacto conmigo la empresita de Petit Fernand para que probara sus etiquetas autoadhesivas… todo un mundo nuevo para mi, ya que hasta ahora me apañaba con rotuladores de tela, bordados o letras adhesivas.

Así que hicimos nuestro pedido, Nora eligió los colores, la fuente y los dibujos de cada etiqueta y Vera le daba el visto bueno. Encargamos muchísimas, también para mis sobrinos. Todos con pegatinas y etiquetas muy chulas.

Lo primero que me sorprendió fue el precio. Son 3 euros las 10 etiquetas y teniendo en cuenta lo que me costaban las letras adhesivas, rotuladores y demás… ya me sale a cuenta. Tienen bastantes más cosas, pero yo hablo de las que he probado.

Hicimos el pedido, nos resultó muy fácil. Al día siguiente me mandaron un mail confirmando que estaban listas y que nos las enviaban en los próximos días. Cuatro días después llegó la carta con las etiquetas.

etiquetas0

Ahora que tenemos los materiales del cole, hemos empezado a marcar libros, pinturas, pegamentos, chándals… y resulta bastante rápido, fácil y quedan muy bonitas.

etiquetas2

Lo que más me inquietaba eran las de la ropa. Se ven como plásticas y no sabía muy bien si se pegarían para aguantar y, lo más importante, si molestarían en el cuello a las nenas. Pero no. Resulta súper fácil, se adhieren a la ropa y al ponerte la prenda ni se nota.

etiquetas collage

A Nora le chifla ver sus etiquetas diseñadas por ella misma. Eso sí… la rectitud en la colocación depende al 100% de la maña de cada uno… y a mi… me han quedado un poco a la birulé. Pero estoy muy contenta con el resultado y la calidad. Son bonitas, buenas y baratas. Recomendadas 100%. Ahora a ver qué tal responden a los lavados 😉 .

¡Feliz miércoles! Que disfrutéis de los últimos días de vacaciones los que tengáis 😉 ¡Besitos!

Vacas… vacaciones. Cantabria en modo low cost (I)

Cantabria

Ais el calorro y la sequedad castellana. Mi pelo lo agradece, pero el resto de nuestro ser estaba como un tomate disecado, la primavera en Castilla es muy bonita, pero como no tires para Sierra, los días de calor son… Y es verdad que tenemos la piscina de casasuegros, pero a estas alturas del verano… mucho roce no es bueno.

Estuvimos en la cabañita del año pasado en Cantabria y visitando a la family en Bilbao. El norte de España en general nos tiene enamorados y tenemos la fortuna de tener familia allí. Y basándome en las visitas de los últimos dos años… me apetecía hacer una PROPUESTA low cost para hacer allí con chikilines.

Isla, Ajo, Noja… Esa es la zona que teníamos más cerca. Nuestro emplazamiento: un barrio de Solórzano. Desde nuestro centro de operaciones, nos hemos movido un par de años como muy lejos a hora y media con dos nenas (el año pasado de 1 y 4 años) de 2 y 5 años.

Cantabria 1

Nuestra experiencia es que los planes con las nenas tienen que ser como mucho de dos horas y media si son de expedición turística. Y otra de las características de nuestras vacaciones es que han sido seis días y un presupuesto de 400 euros (incluyendo la gasolina).

Playa Ris: Está en Noja, es la más normalita, pero en Cantabria “normalita” es muy guay. Está en el pueblo y tienes de todo por allí. Heladerías, pizzerías (el día que decidimos llevarnos comida a casa fuimos a una pizzería de Noja que estaban buenísimas…). Como toma de contacto no estuvo mal, a las nenas les encantó.

Cantabria2

Playa de Galizano: Rodeada de naturaleza, con cuevas que se pueden visitar con marea baja. A primera hora de la mañana hay una piscinilla natural sin olas pero con pececitos y todas esas cosas geniales que les gustan a los nenes. Hay que andar un poquito desde el párking, situado en el pueblo, hasta la playa, pero merece muchísimo la pena y está muy bien preparado. Es una playa muy guay también para los amantes-begginers del surf y de saltar olas, porque la orilla oficial cuando baja la marea es muy divertida. Además tiene un pequeño y monísimo chiringuito.

Esta playa es un planazo. En modo mami de toda la vida (como mil) con bocatas, zumos, fruta y alguna “chuche”… lo convertí en planazo low cost (el chiringuito no entraba en el presupuesto esta vez). 😉

Galizano

Isla Santa María: En la zona de Liencres. Es una Isla con una Hermita y es… preciosísima y genial para grandes y pequeños exploradores. Tiene playa normal para bañistas, una con una isleta para los que no se metan más que hasta las rodillas y prados verdes donde toman el sol hippies surferos (hay espacio para todos, tened en cuenta que yo tengo fobia a sitios con mucha gente y aquí disfruté mucho).

staMaría Cantabria

Por detrás de la pequeña Iglesia,  decorada con redes y flotadores salvavidas, puedes dar un paseo con pequeñas zonas para cabritas montesas (Vera la gozó). Y hay unos acantilados preciosos. Es EL SITIO para llevar el mantel de cuadros y la cesta para hacer un picnic con la brisita del mar.

En Solares, el Parque Mitológico de Mina Pepita.  A nosotros nos calló un chaparrón épico y no pudimos más que hacer el recorrido, que es más de lo que parece, pero está preparado con zona de merendero y es un sitio precioso y mágico para ir con niños. Nora acariciaba los mosquitos del musgo y me decía en bajito: “mira mamá, las hadas bailan con mis dedos”.  Yo pensaba para mi: “se van a poner las botas”.

mina pepita

De momento lo dejo aquí, que se me está haciendo largo el post. En general tenemos muy buen balance de nuestra segunda incursión en los lares cántabros. Me falta el resto de planes de #Norteando. Poco a poco 😉 . De momento tomando contacto con la vuelta al cole, a la rutina y aterrizando en la normalidad que trae septiembre. Feliz semana a Todos! 🙂 ¡Besitos!

Leemos “Pan y los marcianos”

Cabecerapamylosmarcianos

Hola por ahí! Llego un pelín tarde, acabamos de llegar de las vacaciones y todavía estoy entre montañas de ropa por lavar. Lo mejor de las vacaciones, vamos. Así que para poner en orden todo, vamos a empezar por la reseña para Boolino con Madresfera. Este mes Pan y los marcianos. 

Nos gustó un montón, tanto que Vera se lo había escondido debajo de la almohada. Estos cuentos ocupan poquito así que lo meteremos en la maleta del pueblo. Forma parte de la colección El Jardín de Alethea editado por Oxford University Press. Los personajes de esta colección son: Cucas, que es como una especie de elfo. Eli, una versión de una pequeña sirenita. Y Pan, un personajillo que vuela y lleva los colores de las abejas.

Panylosmarcianos col

La historia:

Pan descubre a un marcianito, “monísimo y tragoncete” según Nora, que cada vez que come se multiplica por dos. Y como lo único que dice el marcianito es “ñam ñam ñam ñam”… pues va a comer y comer, hasta convertirse en una plaga glotona que tendrán que controlar entre Pan y Eli e idear un plan para ponerlos a todos en órbita.

panylosmarc1

 Nora, que este verano está intentando aprender a leer sola, opina que el libro mola porque no hay muchas palabras y los dibujos son muy bonitos, un punto para Antxo Farina que es el ilustrador y autor del cuento. Lo mejor es que es un libro para que manejen los niños porque las hojas están como plastificadas y eso es genial si eres una persona que, como yo, sufre cuando ve que un libro es maltratado por unas manitas rechonchas y chocolateras.

El precio (5,90 euros) es súper asequible. Historias recomendadas para pitufos inquietos que buscan aventuras hasta en las páginas de un cuento.

¡Espero que estéis teniendo un verano estupendísimo! Besicos lectores 🙂

Iboga: Un festival familiar

Iboga cabecera

Una de las cosas que más abunda en verano son los festivales de música ubicados en distintas playas. Cuando pienso en festival viene a mi mente la imagen de guiris color cangrejo, boho generalizado y personajes que se pasean como las grecas y se mueven al ritmo de la música (el Festival de Ortigueira me dejó de piedra pómez). Y resulta que hace un par de días llega a mi mail info sobre un festival Kidsfriendly que se celebra en Tavernes de Valldigna. El Iboga Summer Festival.

Iboga_2014_3

Cinco días de acampada (22-26 julio), tres días de festival (23-25 julio). Tres días de ritmos balkan, gypsy, swing, ska… bailables y aptos para los más peques. Es música muy divertida. Las criaturas cuentan con un área preparada para ellos con talleres de música, cocina, mandalas y reciclaje. También disfrutarán de cuentacuentos, actuaciones de magia y malabares.

¿Qué no les apetece? Pues el festival está a dos minutos andando de la playa de Tavernés, al lado de rutas por las montañas entre las que se encuentra este pueblo, el Monasterio de Sta María de la Valldigna y cuevas prehistóricas para que los intrépidos aventureros conozcan la historia de primera mano.

Iboga_2014_2

Lo tienen todo pensado, disponen de parcelas para tiendas de campaña o una zona de tipos blancos con candado preparados con sábanas limpias y colchones hinchables para los que no cuenten con el arsenal del campista, con capacidad para 2-5 personas.

La entrada para los adultos son 57 euros, los niños menores de 12 años no pagan entrada. Está claro que no es como ir de festival con los colegas de la universidad, pero puede ser una experiencia muy bonita si vas con el slowlife de los peques. Me requetechifla este plan. Me encanta la gente con buenas ideas.

Iboga_2014_1

¡Que tengáis un fin de semana maravilloso! Planes así para el verano… son amor. Besitos 🙂




Hamburguesas de garbanzos y calabacín

Hamburguesas de Garbanzos cabecera

Hoy os traigo una receta de estas de investigar para que Nora coma legumbres y verduras… y pasado el test la comparto, porque ha sido un éxito. Nora le ha dado un aprobado… Vera se ha comido dos y ha ido a robarle a papi de su plato. Lo hemos acompañado con el pan de pipas que ha hecho Nora esta mañana (receta aquí).

Hamburguesas de Garbanzos

Se me ha olvidado poneros medio vaso de pan rayado :).

1. Pasamos por la batidora los garbanzos lavados (podéis cocerlos en casa, es más sano todavía) y media cebolla. Salpimentamos la mezcla.

2. Rallamos el calabacín (yo lo pelo, como Nora encuentre algo verde no lo prueba, así que pelado y rayado). En alguna de las recetas que he consultado ponía que se echara sal y dejar escurrir. Pero yo no lo he hecho.

3. Batir el huevo, mezclar con el calabacín, pan rayado, harina de espelta (como dos cucharadas), maicena (una cucharada) y una cucharilla de perejil.

4. Mezclar todo con el puré de garbanzos y cebolla. Añadir las especias al gusto. Una cucharadita de sal.

5.Añadir el queso rayado y la cebolla frita. Son dos sabores que a Nora le gustan, así que los he incluido para engañar a las papilas cabroncillas estas que tiene y que hacen que ponga cara de oler a pedo cada vez que prueba algo nuevo). Dejamos reposar media hora en la nevera (la receta en la que me he basado es esta).

6. Empanamos. En un plato con pan rayado ponemos una bola de la masa, echamos pan rayado por encima y le damos forma de hamburguesita, yo las hago pequeñas para que sean más atractivas para ellas.

7. Ponemos una cucharada de aceite de oliva virgen en una sartén bien caliente y hacemos las hamburguesas a la plancha.

Podéis hacer una ensalada para acompañar y ya tenemos un plato súper completo. No es difícil de hacer, lo juro, que yo soy un poco vaga para hacer recetas que tarden mucho. Los pitufos se pueden encargar de rayar el calabacín, echar las especias y ayudar a remover la mezcla. Es una buena actividad para este verano y meternos en la cocina con los peques. Y por la tarde… a la pisci 😉 .

Espero que tengáis un jurernes genial 😉 Besitos.

 

Un estirón y un punto…Nora

Nora- Thor

Como siempre se me acumulan los post, tanto que me crecen las enanas y es que Nora ha pegado un estirón de esos que te dejan sin reservas en el armario, como siga con este ritmo nos arruina. Y es que la amiga crece en todos los sentidos.

Mi sobrino lleva una temporada con los Vengadores obsesionado que no le da la vida. Nora por su parte observa esos muñecos hipermusculados y le ha surgido una duda existencial, ha querido indagar sobre Hulk, El Capitán América,Iron Man… y Thor. Total, sé que no es correcto, pero últimamente se queda un poco más tarde que la hermana y pensamos en ver con ella la peli de Thor.

Ella emocionada de la vida, contenta por quedarse más tarde y ver una peli-peli… Empieza la peli, hace preguntas, aparece el señor rubio de barba ataviado con su capa y sus brillos y sus cosas y se queda petrificada. Abre mucho los ojos, me coge el brazo con la mano (en plan quietoparao) y suelta:

– ¿Ese es Thor?

– Sip

– ¡Dios! Es tan guapo que hasta me hacen cosquillas…

A su padre le salió una gota en la frente a lo dibujo chino, yo tuve que aguantar las ganas de reír. Y cuando la acompañé a la cama (al ratito) me dice:

– Me gusta mucho Thor, pero mucho, mucho. Es taaaaaan guaaapo.

Y de esta forma hemos entrado en una nueva etapa precedida por un estirón épico. Así que toca renovar armario y la marichollos que llevo dentro salta a la que huele un descuento (comparto descuentazo de Cuponation en Vertbaudet, na menos que 40 eurazos) y ya tengo hecha la lista de lo que necesita la rubia para sobrevivir a este veranito. Papá y mamá se harán con unas Flores de Bach para sobrellevar esta adolescencia que avanza según pasan los meses.

Disfrutad del fin de semana y remojaros el culillo a base de bien, que parece que viene calor. Besitos 🙂

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑